¿Quién soy?

Me llamo Rubén Sánchez Lancharro, tengo 17 años y soy de Riba-roja de Túria, València. Me metí en la carrera de arquitectura por el interés que siempre me ha despertado desde pequeño y por la gran cantidad de ramas que se tocan durante su estudio y dedicación: matemáticas, física, filosofía, artes... Desde pequeño he realizado actividades relacionadas con la arquitectura, desde dibujar fachadas a crear edificio con cosas de casa: cartas, carcasas de casetes o VH, piezas del jenga... También he visto desde pequeño algunos programas de arquitectura. Uno de los que nunca olvidaré es ¿Cuánto pesa su edificio Mr. Foster? Todavía recuerdo la mañana en la que, después de hacerme el desayuno, encendí el televisor, puse La 2 y ahí estaba el documental que me absorbió durante toda la mañana. Lo disfruté como el niño que era. Desde unos años atrás, además de los edificios, también me ha empezado a interesar enormemente el urbanismo de las ciudades y las infraestructuras que sirven para el desarrollo de estas: vías de ferrocarril, aeropuertos, puertos, red de carreteras... Relacionado con el urbanismo vi el documental Cerdà, un visionari maleït.
Introducción a la arquitectura me recuerda al inicio de una pintura: trazos de pintura aquí y allá sin definir, más allá de las directrices generales, la futura obra. Por eso, de la asignatura, me espero interiorizar materia sobre el recorrido que ha tenido la arquitectura a lo largo del tiempo, quiénes han sido sus más ilustres profesionales, qué obras han supuesto un punto de inflexión en la forma de plantear, diseñar, concebir... un edificio, una plaza o cualquier tipo de obra y el futuro que se intuye de los profesionales y la profesión.